Con respecto al resumen del viaje a París... pues no he visto los 625 € de viaje por ningún lado, el hotel donde más hemos estado que ha sido el hotel Metropole de París estaba bien, tenia camas cómodas y demás, un buen baño, con su ducha y sus cositas, el problema era que tenía como un "patio de vecinos" donde todas las habitaciones, la mía y la de mis compañeros daban a un patio, por las que podías hablar, pero también te podían ver. La ventana del baño tenía una especie de plástico que hacía que se veía un poco más borrosa la imagen, pero aún así, poco hacía, y tenías que tener mucha atención cuando te duchabas o demás, porque todo el mundo lo sabía... El otro hotel, el de Burdeos, era el peor hotel que he pisado nunca, y mira que he estado en un montón de hoteles, pero este se lleva la palma, paredes que parecían de papel que permitían el paso del ruido como si nada, la ventana que no se podía abrir completamente, la segunda noche encontré tierra, piedras y hormigas en mi cama, y lo mejor de todo, era el baño, no exagero, medio metro cuadrado de baño, y tenía de todo! Desde una ducha, un retrete, un lavabo, un miniestantería, de todo! El problema llegaba a la hora de ducharse, que podías mear y ducharte al mismo tiempo, si es que conseguías levantar los brazos para lavarte la cabeza. 
Esa ha sido la parte de hotel, ahora va el autobús de "lujo", no he visto el lujo en ningún sitio, el conductor vale, era un tío majo que se enrollaba y tal y te lo pasabas bien, pero por lo demás.., era incómodo a más no poder, ayer pasamos más de 15 horas metidos allí dentro, el aire acondicionado no te llegaba a la cara y no era especialmente frío con lo cuál te morías de calor. No he conseguido dormir apenas una hora y fue en el viaje de ida, que era por la noche y algo tenía que descansar, pero a duras penas, os lo digo. 
La comida... bueno, de la comida mejor no hablo, porque en París la cena a veces sí a veces no, pero en Burdeos la comida no podía llamarse comida, era algo como plástico o cera o cualquier otra cosa fría que se le pareciera, no era comestible, ni el postre, ni el primer plato, ni el segundo, todo completamente asqueroso, normal, por eso estaba vacío el "restaurante buffet".
Así que ahí van los problemas del viaje, que por supuesto me quedan muchos más, pero ahí están los más significativos. También están la guía por la que cada uno pagó 7 € y luego dijo cuatro cosas de cuatro cuadros y se fue, también la subida a la torre Eiffel que para la tercera planta tuvimos que pagar aparte cinco euros más... Hay muchas cosas más, algunas divertidas y algunas increibles, que quizás os vaya contando estos días. ;D